Turismo2011-03-10T14:07:00+00:00

Desde la década del ’90 Chile ha experimentado un aumento importante en su actividad turística, lo cual lo ha llevado a posicionarse desde el año 2004 en adelante como el tercer destino más visitado en Sudamérica. No obstante, el turismo continúa siendo un sector emergente en nuestro país.

Ciertamente, gran parte del desarrollo turístico experimentado hasta hoy se explica por la estrategia de desarrollo del país durante los últimos quince años, el cual se ha caracterizado por la apertura comercial de éste y por su profunda inserción en los mercados internacionales. Dicho proceso, ha potenciado el crecimiento del país en su conjunto y ha tenido un impacto particularmente significativo en los sectores exportadores, incluido el sector turismo.

Sin embargo, las posibilidades de desarrollo del sector por ésta vía se están agotando. La sola apertura comercial no genera valor agregado y por lo tanto, no es suficiente para dar un salto cuantitativo ni cualitativo en el desarrollo del sector, más aún en el contexto global en el que cada vez son más demandados productos y servicios sofisticados y exclusivos, y dónde el turismo no es la excepción.

En las últimas décadas, la demanda por turismo a nivel mundial ha crecido explosivamente y se espera que dicha tendencia permanezca, particularmente asociada nuevos productos turísticos como es el turismo de intereses especiales. Cada vez más los turistas buscan encontrarse con la naturaleza lejos de toda civilización, que es justamente dónde nuestro país tiene mucho que ofrecer.

Aprovechar ésta oportunidad, puede convertir al turismo en un motor de desarrollo para el país en su conjunto, debido a los efectos multiplicadores y a los encadenamientos productivos que surgen de la propia naturaleza del sector, en beneficio directo de nuestras PYMES.

El turismo es una actividad capaz de generar nuevas oportunidades laborales y contribuir a una mejor distribución geográfica de la riqueza debido a sus potenciales efectos en la descentralización y desarrollo territorial. Además, la consolidación de Chile como país turístico puede contribuir a reforzar la marca país, generando efectos positivos para otras actividades económicas.

En éste contexto, es que se ha generalizado el consenso en cuanto a la necesidad de impulsar una política pública integral capaz de mitigar o reducir las fallas de marcado que impiden que la industria del turismo se desarrolle por sí sola. En ésta línea, dentro de las políticas que impulsa el gobierno destacan:

  1. Proyecto de Ley de Turismo
  2. Programa de Fomento al Turismo (préstamo BID)
  3. Cluster de Turismo