El Ministerio de Economía, Fomento y Turismo tuvo su origen el 22 de agosto de 1930, fecha en que se creó la Subsecretaría de Comercio, dependiente, en aquellos años, del entonces Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio.

Debido al contexto de emergencia y riesgo de desabastecimiento provocado por la Segunda Guerra Mundial, el Gobierno de Chile otorga rango ministerial a esta cartera mediante un decreto supremo del 6 de octubre de 1941, en el cuál se crea el Ministerio de Comercio y Abastecimiento.

Un año después, en julio de 1942, se ratifica la existencia de esta cartera, bautizándose como Ministerio de Economía y Comercio. De ese entonces, data la Superintendencia de Abastecimiento y Precios, sucesora del Comisariato General de Subsistencias y Precios, que en la década de los 60 fue reemplazada por la Dirección de Industria y Comercio (Dirinco, hoy Sernac).

En junio de 1953, los temas de industria y transportes pasaron a incorporarse a las funciones de esta cartera, período en que fijaba los tipos de cambio, tenía tuición sobre los cónsules e incidía en la política aduanera y tributaria. Contaba con dos subsecretarías: la de Industria y Comercio y la de Transportes.

Posteriormente, en octubre de 1960 y como consecuencia del terremoto de ese año, el Gobierno asignó al Ministerio de Economía tareas especiales en la coordinación de planes e inversión fiscal y pública, con fines de reconstrucción y fomento productivo. A partir de esta fecha, y rigiéndose por el decreto Nº 747, del 3 de julio de 1953, pasa a denominarse Ministerio de Economía, Fomento y Reconstrucción.

En 1976, el Ministerio de Economía acoge nuevas tareas, con la creación de la Subsecretaría de Pesca- derivada del Ministerio de Agricultura-. Durante la década de los 80, las funciones relacionadas con el movimiento de divisas, comercio exterior, política tributaria y aduanera, aprovisionamiento estatal y presupuestos de inversión, pasan a ser dirigidas por el Ministerio de Hacienda.

Desde la década de los noventas, el Ministerio de Economía desempeña un activo rol en impulsar importantes reformas que apuntan a elevar la competitividad global de la economía y a perfeccionar el funcionamiento de los mercados, como la Ley General de Pesca, la de Certificación de Calidad de Exportaciones o la Ley de Derechos del Consumidor.

Luego de más de cinco décadas, en febrero de 2010,  se modificó el nombre del Ministerio de Economía al actual, Ministerio de Economía, Fomento y Turismo. Cambio realizado a través de la promulgación de la Ley 20.423, la cual mejoró la institucionalidad con el fin de impulsar y desplegar el enorme potencial que tiene la industria del turismo, estableciéndose normas de calidad de los servicios turísticos y medidas de protección al turista, además de crear la actual subsecretaría de Turismo.